Delitos contra el honor | Penal.cat

Delitos contra el honor

I. Consideracionez previas sobre el honor.

Nuestro ordenamiento jurídico aborda el tema de la protección del derecho al honor desde tres perspectivas distintas: la civil, la penal y la constitucional. Ni la Constitución, ni la LO 1/1982, de protección del honor, ni el Código penal ofrecen un concepto o una definición del honor.

La doctrina acostumbra a distinguir entre un concepto objetivo y un concepto subjetivo de honor:

a) Concepto subjetivo: el honor sería el resultado de la valoración que cada individuo tiene de sus propias cualidades o autoestima personal.

b) Concepto objetivo: es el resultado de la valoración que los demás hacen de nuestras cualidades, es decir, el aprecio o la estima que una persona recibe en la sociedad en la que vive, la reputación y fama que la persona tiene en sociedad.

La jurisprudencia establece que el derecho al honor consiste en el derecho al respeto y el reconocimiento de la dignidad personal necesaria para el libre desarrollo de la persona en la convivencia social.

El bien jurídico protegido es el honor, que es un derecho fundamental que ampara la buena reputación de una persona.

Todas las personas tienen honor, sin importar su clase o condición, su posición social o estatus. Es un valor personal inherente a la dignidad de la persona.

Las personas jurídicas también tienen honor. El TC ha reconocido de manera expresa la titularidad del derecho al honor por parte de personas jurídicas de Derecho privado.

En cuanto derecho personalísimo, la persona fallecida no puede ser titular del derecho al honor. Con la muerte de una persona se extingue su derecho al honor.


II. Calumnias.

1. Concepto. Calumnia es la imputación de un delito hecha con conocimiento de su falsedad o temerario desprecio hacia la verdad. Constituye un tipo agravado respecto de la injuria, ya que imputa un hecho que comporta un grave reproche social como es un delito. La injuria sería el género y la calumnia la especie.

2. Elementos típicos Son requisitos del delito de calumnia los siguientes:

1º. Imputación a una persona de un hecho delictivo: el delito ha de entenderse en sentido estricto, de modo que si el hecho no es constitutivo de delito, no existirá el delito de calumnia.

2º. Que el sujeto activo actúe con conocimiento de la falsedad de la imputación o temerario desprecio hacia la verdad.

3º. Se requiere la individualización o concreción del delito y del sujeto, es decir, que se den prácticamente los presupuestos de una verdadera denuncia.

4º. Debe concurrir el elemento subjetivo del injusto, consistente en el ánimo de calumniar o intención específica de difamar al destinatario de este delito; voluntad de perjudicar el honor de una persona con la finalidad de desacreditarla.

La consumación del delito requiere que la calumnia o injuria exteriorizada llegue a oídos de su destinatario, ya sea directa o indirectamente a través de terceros. La consumación del delito de calumnias requiere una lesión efectiva al honor y no la mera actividad.

3. Clases.

a) Con publicidad: Cuando se realicen mediante divulgación pública. Se consideran cometidos con publicidad cuando en su comisión se utilizan instrumentos que permiten que la calumnia llegue al conocimiento del público en general, dándole así una difusión y repercusión pública.

b) Sin publicidad: Las manifestaciones realizadas en el ámbito privado.

Pena: prisión de seis meses a 2 años o multa de doce a veinticuatro meses, si se propagan con publicidad, y multa de seis a doce meses en caso de que se realicen sin publicidad.

c) Calumnias cometidas por precio, recompensa o promesa: En este caso, los Tribunales impondrán, además de las penas señaladas, la de inhabilitación especial por tiempo de seis meses a 2 años.

4. Exceptio veritatis.

El acusado por el delito de calumnia quedará exento de toda pena si prueba el hecho criminal que hubiese imputado. La exceptio veritatis es una causa de exclusión de la pena de naturaleza objetiva, que encuentra su fundamento en la pretensión de excluir la pena allí donde el hecho delictivo imputado resulte ser cierto.


III. Injurias.

1. Concepto. Injuria es la acción o expresión que lesiona la dignidad de otra persona, menoscabando su fama o atentando contra su propia estimación. Pueden consistir en la imputación de hechos o en expresiones.

2. Elementos típicos. Para la perfección del delito de injurias se precisa la concurrencia de los siguientes elementos básicos:

a) Uno de carácter objetivo y ontológico, que comprenda las expresiones o acciones que lesionen la dignidad de otra persona. Objetivamente, la injuria puede consistir en la imputación de hechos o en la formulación de juicios de valor despectivos sobre el sujeto pasivo y, en general, toda acción de menosprecio que muestre un carácter peyorativo.

b) Otro de índole subjetivo, axiológico o finalístico, en cuanto que las frases o actitudes deban responder al propósito específico de ofender a la persona a la que van destinadas (animus iniuriandi), que representa el elemento subjetivo del injusto.

  • Estamos en el centro de Barcelona (España).

    Calle Trafalgar 25, entresuelo 2da., CP 08010 Barcelona.

    Teléfono: 637 316 326

    Fax.:  932 691 510

    WhatsApp chatEscríbemos por WhatsApp

    contacto@penal.cat